Educar a nuestros hijos en la amabilidad

Compártelo
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Silvia del Valle

La amabilidad es una virtud valiosa que debemos de inculcar en nuestros hijos para que vean el mundo de forma distinta ya y sean capaces de cambiar las circunstancias que les rodean, aquí están mis 5Tips sobre este tema.

  • Primero. Por favor, gracias.

Palabras que te abren puertas pero que algunos ya no están acostumbrados a decir.

Es muy fácil lograr que nuestros hijos sepan que deben decirlas ya que podemos inculcarles esto y si algún día no las dicen, hay que corregirles con amor y con firmeza para que ellos sepan que sin estas palabras no obtendrán nada.

Desde pequeñitos es necesario ayudarles a decirlas y poco a poco hacer que ellos lo vayan haciendo y el día que lo olviden, hay que recordarles para que se les haga el hábito.

  • Segundo. Respeto.

Es importante que enseñemos a nuestros hijos a respetar en todo momento.

Todos merecemos ese respeto, así que es necesario que comprendan que el respeto implica no agredir de ninguna forma a la persona que tengo al lado, no soltar la lengua sin mesura para criticar a los demás, no hacer groserías a las personas mayores o que tienen alguna discapacidad que le impida su desarrollo normal y sobre todo que sepan respetarse ellos mismos, así no permitirán que les falten al respeto.

  • Tercero. Amor.

El Amor todo lo cambia. Y sin el Amor nada puede ser igual.

Cuando tenemos amor en nuestra vida, las cosas caminan bien y somos alegres y dispuestos a ayudar, pero cuando el amor falta, nos volvemos amargados y lo único que compartimos con los demás es esa amargura que tenemos en el corazón.

  • Cuarto. Testimonio.

El ejemplo es la clave para que nuestros hijos sean amables ya que nuestros hijos nos imitan todo el tiempo y reaccionarán con la gente conforme lo hacemos así.

Los pequeños nos observan todo el tiempo y aprenden de nosotros. Así qué hay que tener cuidado en ser amables en todo momento y sobre todo cuando manejamos y tenemos prisa.

  • Y quinto. Fe.

También está involucrada la fe ya que el que sabe que Dios ya nos ganó la vida eterna y que El es el dueño de nuestras vidas, pues irá siempre tratando de que los demás sepan esta gran noticia, feliz de que la salvación es un hecho consumado y la consecuencia lógica es la amabilidad.

Una persona amable es aquella que se siente amada y que sabe que debe compartir ese amor con los que le rodean.

Ojalá que nuestros hijos aprendan a ser amables con todos y a regalar ese Amor que Dios les ha dado.

Compártelo
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *